Cómo se reparan las persianas

En la actualidad, las persianas representan uno de los elementos de cerrajería más indispensables para un hogar, una oficina o una empresa. Debido a su importancia, resulta adecuado conocer cómo se reparan las persianas en el ámbito profesional, ya sea por una avería grave o leve.

Por lo general, las persianas son elementos de cerrajería muy resistentes, difíciles de vulnerar y que suelen durar toda una vida. No obstante, como cualquier otro elemento de cerrajería, las persianas se exponen día a día al constante uso diario, por lo que suelen presentar fallas o averías puntuales con el paso del tiempo.

Existen distintos tipos de averías que una persiana puede sufrir, por lo que, a continuación, los conoceremos uno a uno y explicaremos al detalle cómo se solucionar, en el marco de saber cómo reparar correctamente una persiana.

Planificación necesaria para la reparación de una persiana

Si quieres resultados efectivos, entonces es necesario trabajar de manera metódica y planificada para no omitir ningún detalle y lograr una reparación inmejorable. En ese sentido, la planificación de la reparación de una persiana juega un papel muy importante en el proceso, ya que nos permite visualizar todo el problema, analizarlo y determinar qué se necesita para llegar a la solución.

Por consiguiente, durante la planificación debes considerar qué tipo de avería presenta tus persianas (se han roto, descolgado, etc.), qué tipo de persianas tienes y entres otras variables que resultan de suma importancia para saber cuánto tiempo nos tomará reparar las persianas, qué materiales y herramientas usaremos, etcétera.  Por tanto, al momento de la planificación lo primero que debes hacer es darle una inspección visual al problema para tener una idea general de la avería que presentan tus persianas y una idea de la posible solución.

Materiales y herramientas para la reparación de persianas

Una vez realizada la planificación previa, ya sabremos qué herramientas y materiales serán necesarios para ejecutar las labores de reparación. A continuación, te diremos cuáles son las herramientas más comunes para la reparación de persianas, aunque, recuerda, todo depende del tipo de avería en específico y del tipo de persianas que tengas. Algunos de los instrumentos que mencionaremos en seguida te podrán ser útiles, mientras que otros no.

Antes de mencionar los materiales básicos a requerir para reparar una persiana rota o descolgada, es importante recordar que siempre adquieras materiales de alta calidad y durabilidad para que la reparación se más efectiva a lo largo del tiempo. Sin más, los materiales que probablemente necesitaras para reparar tus persianas son: una cinta de persianas nueva, una pasa de cintas y un embellecedor. En también probable que debas cambiar algunas piezas de tu persiana para reponer su óptimo desempeño, por lo que también necesitaras un recogedor de cinta nuevo, lamas de repuesto y topes de persianas.

En cuanto a las herramientas, siempre se recomienda usar el kit básico integrado por un destornillador plano y otro de estrella, un atornillador (eléctrico preferiblemente) y un trapo o pañuelo para limpiarse las manos en el proceso de reparación. Así mismo, también puede que necesites las siguientes herramientas, que son un poco más específicas: tenazas, flexómetro, tijeras o una cuchilla de corte.

Cómo arreglar una persiana paso a paso

Con la planificación realizada y el utillaje necesario listo, ya es momento de ponernos manos a la obra y reparar las persianas de una vez por todas.

  1. Desmonta la persiana dañada: es mejor trabajar con la persiana desmontada para así acceder a los lugares donde se encuentra la falla de manera más cómoda y fácil. Por lo tanto, con ayuda de un destornillado, desmonta toda la persiana quitando las tapas que cubren los tornillos. Este paso es bastante sencillo y se puede realizar en menos de 5 minutos. Eso sí, si usas un destornillador eléctrico todo te será más fácil aún y muchísimo más rápido.
  2. Desenrolla la persiana: con la tapa quitada, sube por completo la persiana hasta su máximo. Luego realizaremos un despliegue de la persiana para que quede 100% desenrollada.
  3. Suelta las correas sostenedoras del eje de la persiana: de esa manera podemos ver si ambas partes, las correas y el eje, funcionan bien y, además, podemos reparar piezas que de otro modo no podríamos hacerlo.
  4. Quitar el cajetín: el cajetín se encarga de guardar todo el recogedor de la persiana. Quitándolo podremos verificar el estado del recogedor y de su persistencia tensora. Aunque no esté presentando fallas, te recomendamos cambiar este elemento, ya que al tener todo desmontando es fácil cambiarlo por uno nuevo, que no suele ser costoso.
  5. Encaja el nuevo cajetín: compra un cajetín nuevo que sea exactamente igual al modelo del viejo, para que no tengas problemas con el encaje.
  6. Rellena con espuma de poliuretano los espacios sobrantes: realiza esto para llevar a cabo un acabado perfecto en el cambio de cajetín. Recuerda usar guantes al hacerlo.
  7. Inspecciona los rodillos encontrados en el interior del pasa cintas: comprobar la alineación del eje es fundamental en este caso.
  8. Nivela correctamente: hasta que la burbuja quede en el centro para una nivelación correcta.
  9. Coloca el eje: justo como lo encontraste. Asegúrate que perfectamente la posición paralela con respecto al suelo.
  10. Inserta el recogedor en el cajetín: fíjalo adecuadamente.
  11. Ata las cintas a los extremos de las persianas: luego ataremos el eje, cerciorándonos de que todo quede perfectamente sujeto.
  12. Revisa que todo haya quedado bien: inspecciona toda la persiana y verifica que todo esté en perfecto orden y no haya quedado ninguna imperfección que necesite ser modificada.

Si seguiste todos los pasos a cabalidad, entonces ya has terminado de reparar tu persiana. Parecen muchos pasos complicados, pero cuando los realices te darás cuenta que es muy fácil reparar una persiana y que conviene hacerlo cada cierto tiempo, pues se recupera su óptimo funcionamiento. De todas maneras, si no te atreves a hacerlo tú mismo, recuerda que siempre puedes contar con los profesionales en el oficio que están dispuestos a ayudarte con la reparación de tu persiana.